Timber by EMSIEN-3 LTD

Afecto

Darles cariño es también importante pero hay que saber cuándo dárselos, si están asustados, erizados, enojados, o hacen algo incorrecto, no debemos de darles afecto, esto no sólo los confundiría sino además les crearía inseguridades. Lo mejor es hacerlo cuando ellos están tranquilos y quietos para no reforzar malos hábitos o hábitos no deseados.

10 cuidados básicos para una mascota (6 de 10) ¡Afecto!

 

¿Cómo podemos mimar a nuestra mascota?

Es encantador y muy relajante darle cariño a nuestro perrito de casa, es el consentido de la familia y está muy bien, pero hay que tomar en cuenta muchos aspectos importantes que marquen un punto de inicio y culminación para dicho cariño. El afecto para  nuestras mascotas es muy importante pues crea un vínculo de unión entre ellos y nosotros, además de ser un ejercicio muy relajante del cual disfrutamos mutuamente, pero hay que saber cómo y cuándo hacerlo, hay momentos en los que no se recomienda mimar o ser cariñosos con nuestros perritos, porque podría ser causa de ciertos problemas en su conducta.

A continuación, compartimos una lista de las situaciones más comunes en las que no se recomienda que nuestra mascota reciba cariño.

Si nuestro perro acaba de despertar, es probable que tenga mucha energía y salte encima de nosotros. Ahí, el perro está alterado y no es una buena idea hablarle y acariciarle.

Cuando el dueño llega a la casa y le dice al perro: “¿Cómo pasó mi chiquitín?”. Error. El perro está feliz y emocionado, como un niño cuando no ha visto a sus padres en todo el día, necesita calmarse; la voz y las caricias del dueño le alteran más.

Cuando nuestro perro sale de una pelea con otro, o acaba de golpearse o sufrir un accidente, el dueño debe estar calmado y relajarse, pues si se muestra alterado, logrará lo mismo en su mascota.

Con estos ejemplos vemos que, cuando el perro está corriendo y saltando, es decir, sin control, es mejor ignorarlo, así mismo, cuando esté calmado, vamos a acariciarlo, le hablamos y jugamos mucho con él, de esta manera le estamos diciendo: “ESTE ES EL COMPORTAMIENTO QUE ME GUSTA”. Si le damos cariño en situaciones erróneas, el perro desarrolla problemas de conducta como nerviosismo y agresividad. En conclusión, el mejor momento para darle todo nuestro afecto, es cuando está tranquilo o equilibrado, puede ser después de jugar un poco o de haber disfrutado de un largo paseo.

Etiquetas: PuppyBlog

 Imprimir  Correo electrónico